• Ian Paul Otero

Invertir en mujeres emprendedoras. La mejor apuesta.





Las mujeres en México y Latinoamérica enfrentan una desventaja por razón de su género al momento de desarrollarse profesionalmente. Es bien sabido que, por cada 100 pesos que un hombre recibe en un trabajo, una mujer, en igualdad de circunstancias, recibe alrededor de entre 25 a 50 por ciento menos, por el simple hecho de ser mujer.


Desafortunadamente, la actividad de emprender no se escapa de esta lamentable realidad. Aún cuando derivado del análisis a datos duros, pareciera que invertir en proyectos de empresas fundadas o cofundadas por mujeres, no solo tiene menor riesgo, sino que también tienen mayores posibilidades de éxito; la historia refleja que es menos probable que una empresa sobreviva si esta es liderada por mujeres. Ello principalmente por la falta de acceso a financiamiento y capital, pero también por la falta de programas especializados de incubadoras, aceleradoras, programas de gobierno y demás incentivos de actores del ecosistema que permitan que más mujeres se animen a hacer empresa.


Boston Consulting Group, en alianza con Mass Challenge (desde mi punto de vista una de las 2 o 3 mejores aceleradoras del mundo) documentó recientemente la marcada disparidad a las que se enfrentan aquellas empresas fundadas o cofundadas por mujeres al momento de levantar capital o buscar acceso a financiamiento. Por cada dólar invertido a empresas fundadas por hombres, aquellas lideradas por mujeres recibieron solo 44 centavos, es decir existe una brecha de más de 55 por ciento atribuible sólo al género. Lo interesante del análisis es que refleja también cómo esa inversión se tradujo en resultados y si, efectivamente, aún con esa desventaja, os hombres generamos casi el 10 por ciento menos ventas promedio que las mujeres en un periodo de 5 años.


Ante estos contrastantes datos duros, pareciera que el gran reto a vencer es cultural. Los fondos de capital privado y los inversionistas en general, debemos erradicar de tajo de nuestra limitada visión, que el género representa una desventaja o un obstáculo hacia la rentabilidad de las compañías. Entendamos que las mujeres no solo pueden tener los conocimientos técnicos al mismo o mejor nivel que los hombres, sino que, de manera natural, cuentan con una capacidad de resiliencia mucho mayor, así como mejores habilidades directivas y administrativas y mayor capacidad para organizarse o dar seguimiento puntual a un plan de acción.


Si las mujeres y los hombres alrededor del mundo participáramos en igualdad de circunstancias como emprendedores, el PIB mundial se incrementaría aproximadamente entre 3 y 6 por ciento, acelerando así la economía global entre 2.5 y 5 trillones de dólares. De ese tamaño la oportunidad y la recompensa de poner el piso parejo para aquellas mujeres que decidan hacer del emprendimiento, su actividad profesional.


La tarea es enorme, pero en Redwood Ventures somos consientes de la oportunidad y hoy ya un 45 por ciento de las empresas que forman parte de nuestro portafolio fueron fundadas por mujeres; no solo porque creemos que dichas empresas cuentan con modelos de negocio escalables sino porque estamos convencidos de que, apostar por mujeres emprendedoras, es la apuesta correcta.



Ian Paul Otero es Managing Partner de Redwood Ventures.


Síguelo en twitter: @iotero

(+52) 33 3640 4582

©2020 Redwood Ventures