• Ian Paul Otero

¿Es tiempo de emprender?



Estamos sobresaturados de opiniones, pronósticos, juicios de valor o notas que, en las últimas semanas, refieren casi en su generalidad, un común denominador: estamos ante la peor catástrofe económica de la historia moderna en el mundo.


No pretendo ir contracorriente de lo que es evidente. Muchos son los datos que, incluso en esta columna he aportado para confirmar que efectivamente se trata de una crisis cuya magnitud todavía no podemos medir. Pero ante la situación, existen dos opciones: la primera es sumarnos a diagnósticos, críticas a acciones del Gobierno y políticos e interminables quejas de lo mal que se ve el panorama, o asumir esa realidad, diseñar un plan y actuar en consecuencia.


Partamos de la premisa que los mercados se encuentran en un declive histórico, el capital se vuelve más selectivo y en consecuencia menos accesible lo que provocará que muchas empresas sobre todo micro, pequeñas y medianas pasen por una tormenta perfecta y por ello es previsible ver despidos masivos. Entonces, tomando en cuenta todo lo anterior, ¿es buen momento para emprender?


Para nadie es secreto lo complicado que es arrancar una empresa y claro que en un entorno como el actual se presentarán mayores retos, pero es precisamente la resiliencia y la capacidad para librar obstáculos lo que hace a un buen emprendedor. Mientras más caos se vea en el futuro inmediato, más oportunidades existen; para muestra de ello, veamos algunos casos de compañías que surgieron en un "momento de recesión".


En 1929 fue fundada Disney Co., empresa que el año pasado reportó ventas por casi 70 billones de dólares; en 1971 se fundó FedEx cuyas ventas reportadas igualmente el año pasado llegaron a los 65 billones de dólares o qué decir de los recientes casos de empresas como Uber, Whatsapp, Slack, Square, fundadas en 2009 o Instagram y Pinterest, entre otrasm fundadas en 2010 justo después de la recesión de 2008.


Entonces, para que no se trata de detener toda intención de emprender. Es evidente que las ideas llevadas a cabo por emprendedores capaces, con un modelo de negocio escalable, innovador, disruptivo, con equipos multidisciplinarios y con una clara estrategia, logran sobreponerse a adversidades inimaginables; lo que es imperativo es que, quienes decidan emprender en estos momentos, lo hagan sin desconectarse de la realidad y entendiendo perfectamente el mundo actual y las restricciones que ya expusimos anteriormente.


Esta pandemia definitivamente cambiará nuestra realidad, la manera en la que interactuamos los seres humanos y hasta nuestros hábitos de consumo. Traerá retos muy relevantes para industrias como el turismo, automotriz, construcción y manufactura que necesitarán innovar y en algunos casos, pivotear modelos de negocio para adaptarse a las nuevas realidades; pero también brindará oportunidades en otros sectores como el comercio electrónico, alimentación, cuidados personales, tecnologías de la información y la industria médica y farmacéutica.


Nosotros seguiremos haciendo lo que nos toca. Buscando invertir en empresas y emprendedores que cumplan con lo aquí expuesto porque aún en medio del maremoto, estamos convencidos de que: es tiempo de emprender.


Ian Paul Otero es Managing Partner de Redwood Ventures.

Síguelo en twitter: @iotero

(+52) 33 3640 4582

©2020 Redwood Ventures